vídeo da discórdia


Desde que el pasado sábado, tras la conclusión del partido Sevilla-Levante, se proyectase en los videomarcadores del Ramón Sánchez Pizjuán el vídeo ¨motivador¨ con el objetivo de aglutinar y convocar todos los esfuerzos del sevillismo ante la inminente eliminatoria copera frente al Real Madrid, no hemos parado de ver en los distintos medios de comunicación un debate encarnizado sobre lo oportuno, ético y políticamente correcto que es o deja de ser el vídeo promocional.
 
Pues bien, desde una óptica de marketing y comercial, me gustaría analizar y profundizar acerca de los objetivos y retornos que esta acción de marketing ha conseguido en su despliegue.

Para un aficionado, ver que sus jugadores son protagonistas de las campañas de su club, y que se implican en todas las acciones que el mismo desarrolla, es siempre un elemento que enaltece el sentimiento de pertenencia al club, por lo que es recibido con agrado por la masa de aficionados, que muchas veces critican que los jugadores, una vez fuera del terreno de juego, se desentienden del sentimiento de los colores, siendo muchas veces calificados como ¨peseteros¨.

Por tanto, el primer objetivo, el de conseguir el apoyo y encender el ánimo de la afición, es mucho más fácil de conseguir si se cuenta con la partición activa de los futbolistas.

El segundo objetivo, de una campaña de comunicación, es el de conseguir notoriedad y publicity, es decir, ser reproducida en diferentes medios y soportes sin necesidad de pagar por ello, consiguiendo la máxima viralidad en el mensaje. Pues bien, nuevamente, objetivo cumplido.
Te enfrentas al Real Madrid, que viene liderado por la principal figura mediática a día de hoy en el fútbol español, si consigues relacionar de manera sutil pero fácil de relacionar, el mensaje a transmitir, con Mourinho, conseguirás atraer la atención de los medios de comunicación.

Y el tercer objetivo, incrementar las ventas del producto. No existen datos disponibles, pero a buen seguro que el clima generado en relación al encuentro hará que el estadio esté a rebosar, que la afición entregue hasta el último aliento y que el ¨morbo¨generado en torno al partido atraiga un mayor número de espectadores a través de la televisión.

El resultado final, cinco días con la marca Sevilla F.C en primera línea mediática.

Pero la pregunta es si la repercusión en cuanto a imagen es positiva o negativa.

Mi opinión es que no podemos culpar a un vídeo de estas características de posibles brotes de violencia, si aspiramos a ser una sociedad donde el civismo y la convivencia imperen, tenemos que entender el fútbol como espectáculo, y como tal, el marketing debe entrar para crear un espectáculo que circunde al propio evento futbolístico, creando un círculo virtuoso de generación de recursos en torno a la marca Sevilla Fútbol Club.

El Sevilla está destacando en los últimos tiempos por un gran trabajo de marketing, las artes finales de sus creaciones transmiten una gran calidad técnica y un trabajo creativo avanzado de soporte a las mismas.

Os dejo una de ellas.

 

Por otra parte, antes de terminar, me gustaría recordar el vídeo que el FC Barcelona creó con el mismo objetivo antes de la semifinal contra el Inter de Mourinho, y que fue aderezada en ruedas de prensa por frases como la de Piqué, donde dijo que intentarian que los jugadores del Inter odiasen la profesión de futbolista.
Lo único que ocurrio fué la activación ¨accidental¨ de los aspersores.

Esto es fútbol, el fútbol es espectáculo, y como tal, hay que entenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: